Calificación:
  • 0 voto(s) - 0 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
iPad Pro 2020 12,9"
#1
[Imagen: 49890644242_2bf130a385_b.jpg]

A pesar de haber querido esperar a la siguiente generación de iPad Pro, el hecho de que cada vez hubiera más rumores de presentarse en 2021 por parte de medios fiables (o que como mucho saliera en 2020 una versión 5G con el A14X, mientras que el resto se quedarían con el A12Z, cosa a la que no veo sentido alguno, por lo que deduzco que hasta estas fechas de 2021 no veremos un iPad Pro nuevo), el hecho de que accidentara mi anterior iPad Pro 10,5” 2017 y que al fin y al cabo, para comenzar mi nuevo máster en octubre quería un iPad con más pantalla (porque aunque cuente con un MacBook Pro, al ser de empresa en cualquier momento puede que se tenga que devolver y me quede yo sin nada), decidí dar el paso y comprarme este iPad Pro 2020, con pequeñas novedades respecto al modelo anterior, pero que, respecto al mio, son mucho más significativas de lo que pensaba en un primer momento, ¿cuáles son?

DISEÑO.

[Imagen: 49890644362_afb31ace8d_b.jpg]
[Imagen: 49890644877_64feb82682_b.jpg]
[Imagen: 49889818158_34163bd9e2_b.jpg]
[Imagen: 49889818688_2abedf9b28_b.jpg]


Es cierto que en 2018 el cambio del iPad fue una revolución. Obviamente en esta generación los cambios son sutiles, muy sutiles, básicamente cambiando la ubicación de algún micrófono (ahora tiene 5 de calidad estudio) y la nueva cámara doble con el sensor LIDAR. Por el resto es idéntica a la versión 2018, con un diseño muy industrial, siendo un monolito de aluminio con una pantalla “sin marcos” de 12,9”.

Obviamente para mi, que venia de la versión 2017, el cambio es muy significativo, no solo a nivel de diseño, en el que he pasado del diseño “tradicional” del iPad desde el 2013, año en el que se presentó el iPad Air, a un diseño con Face ID y sin botón home, sino también de tamaño y proporciones.

El dispositivo es grande, muy grande. Pero sinceramente más allá del “shock” de tener un dispositivo táctil tan grande, no se me hace tan incomodo como me podría llegar a imaginar. Eso si, no es un dispositivo para estar tirado con el iPad horas en la cama, pero si para estar en el salón con ella apoyada en las piernas, por ejemplo, o poder estar de pie usándola sin problema, realmente, menos si estas tumbado, postura en la cual si que tengo que reconocer que usarla con la mano cuesta, estando sentado o de pie andando por la casa no se hace excesivamente incomoda.

Si bien es cierto que este tamaño es para un tipo muy concreto de usuario, el cual se vaya a pasar la mayor parte del tiempo usándola como “ordenador”, modo en el cual tiene muchas ventajas respecto a las versiones pequeñas, pero si que es cierto que, como contrapartida, pierdes esa ligereza y sensación de portabilidad cuando lo quieres usar en modo tablet, así que todo depende de qué quieras hacer con tu iPad.

Como dispositivo “todoterreno” sigo pensando que la versión de 11” es la ideal, porque te da una máxima portabilidad con la potencia que te ofrece el iPad Pro, sin sacrificar en nada. No obstante, si eres de usar mucho la multiventana, tener muchas cosas abiertas simultáneamente… el de 12,9” es una pasada. Yo, aunque eche de menos esa portabilidad, no me arrepiento de ceder en pro de una pantalla enorme.

Y es que navegar incluso en vertical por webs como si estuvieras en un ordenador tradicional es una gozada, poder trabajar cómodamente con la multiventana… me da la vida, y poder seguir escribiendo “más o menos cómodamente” con el teclado flotante con una mano, hace que sea mas usable como tablet que con el teclado completo en el que para ello necesitas si o si apoyarte el iPad en las piernas para poder escribir cómodamente (yo con el iPad en vertical escribía con las dos manos como si nada, en este es imposible).

PANTALLA.

La pantalla es sencillamente perfecta. No tiene tacha alguna. Colores perfectos, ángulos de visión perfectos… Apple sigue demostrando que no hace falta OLED para tener una buena pantalla. Yo siempre he sido más afín a la tecnología IPS que a la OLED, y a pesar de que tampoco tengo queja con la pantalla del iPhone X, porque ni se ha quemado, ni he tenido problema alguno con ella en 2 años y medio, veo la pantalla del iPad Pro y siento que nada tiene que envidiar a ninguna OLED (no tengo un 11 Pro al lado, pero tampoco creo que hiciera cambiar mucho esta opinión), además de contar con la tecnología ProMotion que 3 años después Apple sigue sin implementar en el iPhone.

La pantalla respecto a la del iPad Pro 2017 tiene más contraste, los colores más vivos y sobre todo tiene muchísimos menos reflejos, pudiéndose ver perfectamente bajo el sol (por ejemplo cuando estoy en la terraza cuando hace bueno en estos días de confinamiento, las diferencias entre una y otra es bastante notable en ese aspecto).

AUDIO.

El audio del iPad Pro 2017 era muy bueno, pero como en la pantalla… hay un paso también notable en este aspecto. El audio tampoco tiene tacha, suena alto, muy alto, y sobre todo con una claridad que impresiona viendo el tamaño del dispositivo (grande, pero extremadamente fino, con 5,9mm de grosor).

Otro aspecto en el que poco más puedo decir, más que ofrece un sonido definido, con matices, claro y fuerte.

RENDIMIENTO.

Venimos con una parte “polémica”. Viene con una pequeña modificación del ya extraordinario A12X del iPad Pro 2018, que, tras año y medio, sigue siendo el rey dentro de la arquitectura ARM. Sin embargo, para mi el hecho de que la versión 2018 trajera únicamente 4GB de RAM (como el iPad Pro 12,9” 2015, los iPad Pro 10,5” y 12,9” 2017), me pareció bastante decepcionante.

Sin embargo, este A12Z, aunque si bien tiene un rendimiento general muy similar al A12X (solo tiene una mejora de un 10-15% en la GPU, la CPU rinde igual), cuenta con 6GB de RAM, cosa que ha hecho también dar el paso a comprarlo, en vez de comprar la versión 2018 más barata. ¿Por qué? Porque yo suelo usar mucho la multitarea, cuando trabajo suelo tener 6/7 pestañas en safari, varios documentos abiertos, etc. y cuanto más RAM cuente, mejor, ya que el iPad Pro 2017 en estas situaciones a veces se quedaba corto.

Y bien, ¿cómo se comporta el A12Z respecto al A10X del iPad Pro 2017? Mucho mejor.

Ojo, quiero aclarar que en ningún momento digo que el iPad Pro 2017 se haya quedado obsoleto ni que la mejora en potencia sea una locura como, por ejemplo, cuando pasé de un iPhone 6 a un iPhone X, por ejemplo, pero si que es bastante significativo.

Todo abre instantáneamente, sin cargas, sin esperas, a la hora de pasar muchos archivos pesados los tiempos de espera se reducen en 1 minuto/ 1min 30 segundos (a igualdad de archivos y tamaño de éstos).

En definitiva, se nota un paso adelante notable respecto al A10X, pero en absoluto deja, bajo mi opinión, al iPad Pro 2017 obsoleto en este sentido.

La batería es muy buena. Sin mucho uso (navegar, telegram, algún vídeo de YouTube, estudiar a través de un procesador de textos, durante 3 horas al día aproximadamente), puede aguantar hasta 4 días sin necesitar ser cargado. Con un uso más continuo y exigente, aguanta entre 8-11 horas (depende de lo que estés haciendo).

CÁMARAS.

[Imagen: 49890644752_6945536b0b_b.jpg]

Aquí no me voy a extender mucho, sinceramente. La cámara frontal tiene una calidad muy buena, con 7MP, permite hacer video llamadas con una gran definición, mucho mejor que con la cámara del iPad Pro 2017.

Las cámaras traseras son… meh. Obviamente no es un dispositivo para hacer fotos, ni pretende serlo, pero me esperaba unos resultados algo mejores respecto al iPad Pro 2017 y no ha sido así. Ahora cuenta con gran angular y, siendo mi primer dispositivo con esa posibilidad, bueno, da versatilidad, veremos cuando salga el iPhone 12 Pro, cuyas cámaras obviamente serán mucho mejores, si esa lente me resulta útil o no.

Por otro lado contamos con el LIDAR, siendo este elemento bastante interesante de cara al futuro. Funciona muy bien, y de manera impresionante. Si usas la app de Ikea puedes llegar a ver cómo de bien funciona, pudiendo pasar por delante del objeto como “si estuviera ahí”.

Por otro lado, la app de Medidas es mucho más precisa, pudiendo medir a una persona con mucha exactitud (fallando 1-2 cm).

Y ya hay noticias de que apps médicas como 3D4Medical que está desarrollando una app para poder detectar lesiones musculares con el iPad y el sensor LIDAR.


TECLADO.

[Imagen: 49890336991_ffe53c9c93_b.jpg]
[Imagen: 49889818828_41ba8d9a2f_b.jpg]
[Imagen: 49889818853_be511791c5_b.jpg]

La mayor novedad del nuevo iPad Pro no ha sido el propio iPad, sino uno de sus accesorios: el Magic Keyboard. El nuevo teclado completo, con retroiluminación y trackpad, se añade como una gama superior al anterior Smart Keyboard, puesto que su precio es bastante elevado, 399€ en el caso de la version de 12,9”, 349€ en la versión de 11”. Siendo tan caro, muchos se preguntarán ¿Merece la pena pagar por este teclado?

Mi caso es bastante particular. Llevo desde 2017 con el iPad Pro 10,5” como equipo portátil, porque de equipo de sobremesa tengo un iMac 27” de 2013. A pesar de que puedo acceder a un portátil, que he usado bastante entre marzo de 2019 y enero de 2020, debido a que en el trabajo me sentía mas cómodo con una pantalla grande y necesitaba tener Word con soporte para abrir varios archivos simultáneos, con el iPad siempre me he sentido más cómodo, y en cierto modo, me ofrece mas ventajas que inconvenientes en mi uso personal.

Ahora, esas limitaciones que antes existían en iOS, prácticamente han desaparecido,: Tienes un gestor de archivos decente (mejorable, pero bastante solvente), puedes poner USB, tienes soporte para abrir múltiples documentos en iWork y Office ( en el caso de Microsoft, un poco tarde, porque solo hace unos días que está disponible, pero mejor tarde que nunca), y, para el uso que hago yo de los dispositivos, que es básicamente, Word, PDF, buscar en bases de datos (navegación web), navegar por internet, redes sociales, Telegram, YouTube... el iPad me resulta mucho más versátil que un MacBook, puesto que el hecho de cogerlo y ponerte a subrayar lo que sea, volverlo a poner y seguir escribiendo, el hecho de poder pintar si te sale la inspiración (a mi me relaja bastante pintar, aunque se me de fatal), el iPad me ofrece mucha más versatilidad.

Y si, con el iPad me paso la mayor parte del tiempo usándolo casi como portátil, pero luego llego a casa o ya termino de hacer lo que estaba haciendo y me pongo a usarla como tablet (mucho más cómodo, a pesar del tamaño) y eso con un portátil jamás lo vas a poder hacer (o al menos, no de una forma cómoda y con un sistema pensado para tocarlo con los dedos).

Como ya llevo años diciendo, tienes que tener muy claro cuál es tu uso de los dispositivos; si dependes de un programa muy concreto (autoCAD, app de fotografías completas, etc.) el iPad seguramente no sea tu dispositivo y, aunque te compres un iPad Pro, dudo que sacaras partido de un teclado completo.

Pero si tu uso es intenso, aunque no dependas de Apps complejas, puesto que uses la ofimática básica, te baste con las apps de fotografía y vídeo que existen para el iPad, etc. el iPad creo que es la mejor opción que puedes coger.

Pero para que llegues a amortizar este teclado, debes tener claro que lo vas a usar mucho y que vas a pasar muchas horas escribiendo en él, si no, no merece la pena el desembolso y seguramente tu teclado sea el SmartKeyboard, más versátil y mucho más barato.

Porque aquí puede venir una de las mayores pegas para mi del teclado: la versatilidad. Es un accesorio para usarlo COMO UN PORTÁTIL. No admite más modos. En cambio, el SmartKeyboard le das la vuelta y lo puedes usar como si fuera una SmartCover (con el inconveniente de tener que estar tocando las teclas continuamente, pero es mucho más versátil que el Magic Keyboard. En mi caso, he comprado, además, una SmartCover, por lo que al final, si quieres tener bien protegido el equipo en función de los usos que le des, te vas a tener que gastar mucho dinero en accesorios.

El otro tema es el peso. Si, hace que el equipo pese como un MacBook Pro 13”. Pero pienso que la robustez que ofrece al iPad compensa el peso. El iPad es un dispositivo muy fino (y en el caso del de 12,9” muy grande), por lo que al usarlo sin funda o con la Smart Cover incluso, a mi me da sensación de “fragilidad”. Esta funda hace que el dispositivo sea “gordito” y cuando lo coges no me da esa sensación que me da cuando lo uso con la Smart Cover y hace que lo coja sin tanto “miedo”.

La estabilidad del teclado es muy buena, mucho mejor que en la SmartKeyboard del iPad Pro 2017 que tenía (no se como iría la actual del iPad Pro de 2018).

El tacto del teclado es perfecto, infinitamente mejor que el de la SmartKeyboard o el de cualquier MacBook con teclado de mariposa, es una gozada escribir como estoy haciendo ahora con el nuevo teclado y el hecho de que esté retroiluminado es un buen detalle para los que nos pasamos horas y horas escribiendo, quizás como pequeña pega, que a veces cuando estás escribiendo, al ser el iPad “flotante”, algún dedo acaba rozando con la parte baja del iPad.

El trackpad es sencillo, nada de HapticTouch ni nada, pero su funcionamiento es bueno, funciona desde cualquier punto y si le pones el click sin hacer presión, éste funciona de manera mas que satisfactoria. Si, es bastante más pequeño de lo que nos hemos acostumbrado en los MacBook, pero tiene un tamaño suficiente, puede que en algunas apps eches en falta algo más de superficie, pero por ejemplo, en apps fotográficas, para ciertas tareas prefiero coger el iPad directamente y usarlo con el Apple Pencil que andar con el trackpad.

En definitiva, si vas a escribir mucho con el iPad y lo vas a usar mayoritariamente como portátil, adelante, disfrutaras de este teclado, tanto por la calidad del mismo como de la incorporación del trackpad, pero si el uso del mismo va a ser ocasional, cómprate la SmartKeyboard, que te hace la función de SmartCover y teclado para las ocasiones en lo que lo necesites.

CONCLUSIÓN.

El iPad va llegando a la madurez, después de 10 años de continua evolución. Lo que comenzó siendo un “iPhone grande” se ha convertido en el portátil de muchas personas que, como en mi caso, hemos visto en el iPad un equipo versátil, potente y muy completo, a pesar de las limitaciones que ha habido (y tiene a día de hoy) sobre él.

Desde el iPad Air 2 hemos disfrutado de multiventana, en mi opinión, la primera muestra de que el iPad iba a ser algo más que un iPhone, y, con la introducción del iPad Pro de 12,9” de primera generación, se fue abriendo camino a un iPad mucho más “profesional”, si bien por aquel entonces aun estaba sometido a muchas limitaciones, sobre todo en tema de conexiones y gestión de archivos.

Con iOS 11 y 12, se fue diferenciando del iPhone en la interfaz, y, con iPadOS 13, por fin, se abría el iPad al USB-C, pudiendo conectar cualquier accesorio para gestionar archivos, pasar fotos de tu cámara profesional al iPad, cargar otros dispositivos, o introducir micrófonos para grabar con mayor calidad.

Con la última versión de iPadOS 13, hemos ganado, además, la compatibilidad con un ratón, un ratón que sigue un poco verde (aunque su funcionamiento a mi, personalmente, me gusta y me parece bien implementado con el sistema táctil), pero que necesita mimo por parte de los desarrolladores.

Sin embargo, creo que este iPad es un dardo a los MacBooks, puesto que a nivel de hardware es más potente que los MacBook Air y MacBook Pro básicos, siendo el iPad mucho más versátil para ciertos usuarios que un portátil tradicional.

Sin embargo, aun queda margen de mejora por parte de Apple, sobre todo a nivel de software, necesita FinalCut, necesita XCode, necesita apps profesionales “de verdad” que puedan sacar provecho a ese hardware magnífico y que en el futuro próximo será aun mejor (porque el A14X tiene pinta de que va a dejar al A12Z bastante por detrás), sin desmerecer a este iPad en absoluto, puesto que a mi me parece que es una bestia, siendo capaz de gestionar archivos pesados de manera mas satisfactoria que el MacBook Pro de 2017 que hay por casa. Tiene una pantalla espectacular, una fluidez que en pocos equipos he visto, una cámara frontal que ya quisieran tener cualquier Mac, un FaceID fantástico, una autonomía muy buena, unos altavoces espectaculares... no tiene pega alguna, y sin duda, para los que tengan un iPad antiguo, la diferencia es enorme.

En mi caso, viniendo de uno de 2017, he notado un cambio notable, sin embargo, a no ser que queráis dar el salto a un modelo mas grande (o más pequeño en caso inverso), si vais a comprar el iPad equivalente, quizás esperaría un poco más, porque el iPad Pro sigue siendo un equipo potente y muy competente y que sigue funcionando perfectamente.

Con el iPad Pro 2020, la visión de Apple sobre el iPad se consolida, haciendo de él un equipo excelente para aquellas personas que siempre hemos visto su potencial, y poco a poco atraer a mas personas reticentes de su potencial.
Responder
#2
Gracias por la review.

En mi opinión, pienso que los iPad's de hoy a 5 años atrás, son medios de llevar el portátil tradicional de Apple con Intel (Macbook, Macbook Air y Pro) a dispositivos portátiles completamente independientes de terceras empresas (Qualcomm, Intel, etc). Son ordenadores de transición, nos acordaremos de ellos en el futuro bajo ese punto de vista. Actualmente útiles para gente que no aprovecharía más un portátil tradicional con MacOS o Windows que un iPad (minimalistas o fans aparte), siendo este último encima mucho más fácil de usar y comprender.

Seguramente en meses o pocos años vendrán nuevos portátiles con procesadores propios de Apple que serán también de transición, hasta que en no mucho tiempo MacOS y iPadOS se unirán bajo un mismo sistema propio con todos los chips propietarios de la empresa.

Nostradamus mode off Sisi3
Responder
#3
(13-05-2020, 15:19)Estrujenbajen escribió: Gracias por la review.

En mi opinión, pienso que los iPad's de hoy a 5 años atrás, son medios de llevar el portátil tradicional de Apple con Intel (Macbook, Macbook Air y Pro) a dispositivos portátiles completamente independientes de terceras empresas (Qualcomm, Intel, etc). Son ordenadores de transición, nos acordaremos de ellos en el futuro bajo ese punto de vista. Actualmente útiles para gente que no aprovecharía más un portátil tradicional con MacOS o Windows que un iPad (minimalistas o fans aparte), siendo este último encima mucho más fácil de usar y comprender.

Seguramente en meses o pocos años vendrán nuevos portátiles con procesadores propios de Apple que serán también de transición, hasta que en no mucho tiempo MacOS y iPadOS se unirán bajo un mismo sistema propio con todos los chips propietarios de la empresa.

Nostradamus mode off Sisi3

Yo pienso igual. Creo que tardará en llegar, pero bueno, en 2021 ya va a salir el primer MacBook ARM (con macOS y tradicional, basado en el futuro procesador A14). Yo creo que en unos años, el macOS se integrará en iOS, llamándose AppleOS o algo asi, y que sea el mismo sistema operativo, pero que cambie en función del dispositivo en el que lo estés usando (iPhone, iPad o Mac). Los MacBooks se convertirían en iPads y Macs sería el iMac y iMac Pro.

En mi caso el uso es exigente, pero de aplicaciones básicas, mas que potencia gráfica bruta, busco RAM, por tener que gestionar muchas cosas simultáneamente, pero no dependo de ningún programa especifico. La carrera me la saqué con un iPad y un teclado inalámbrico, el máster con mi anterior iPad Pro. Pero al llegar al despacho, el iPad se me quedaba corto, por software y tamaño. Pero con las ultimas actualizaciones eso se ha solucionado y con la pantalla grande trabajar con múltiples ventanas es mucho más cómodo.

Veremos a ver si con iOS 14 meten el XCode en iPad, junto al FinalCutX (cosa que se rumorea que si), porque sería un buen puñetazo sobre la mesa de Apple.
Responder
#4
(13-05-2020, 16:25)R-S-B_96 escribió: Yo pienso igual. Creo que tardará en llegar, pero bueno, en 2021 ya va a salir el primer MacBook ARM (con macOS y tradicional, basado en el futuro procesador A14). Yo creo que en unos años, el macOS se integrará en iOS, llamándose AppleOS o algo asi, y que sea el mismo sistema operativo, pero que cambie en función del dispositivo en el que lo estés usando (iPhone, iPad o Mac). Los MacBooks se convertirían en iPads y Macs sería el iMac y iMac Pro.

En mi caso el uso es exigente, pero de aplicaciones básicas, mas que potencia gráfica bruta, busco RAM, por tener que gestionar muchas cosas simultáneamente, pero no dependo de ningún programa especifico. La carrera me la saqué con un iPad y un teclado inalámbrico, el máster con mi anterior iPad Pro. Pero al llegar al despacho, el iPad se me quedaba corto, por software y tamaño. Pero con las ultimas actualizaciones eso se ha solucionado y con la pantalla grande trabajar con múltiples ventanas es mucho más cómodo.

Veremos a ver si con iOS 14 meten el XCode en iPad, junto al FinalCutX (cosa que se rumorea que si), porque sería un buen puñetazo sobre la mesa de Apple.

Totalmente de acuerdo. Para mí además el gran "pro" que tiene el iPad es que es un aparato con el que puedes enfocarte y concentrarte en una sola cosa al 100% y sin distracciones (si uno quiere, claro...). A mí, aunque en un breve espacio de tiempo, me ayudo mucho para estudiar. La verdad es que es un aparato casi mágico y que enamora, y en mi caso me lo quiero comprar todo el tiempo aunque no lo necesite Facepalm Elrisas
Responder
#5
(13-05-2020, 16:38)Estrujenbajen escribió: Totalmente de acuerdo. Para mí además el gran "pro" que tiene el iPad es que es un aparato con el que puedes enfocarte y concentrarte en una sola cosa al 100% y sin distracciones (si uno quiere, claro...). A mí, aunque en un breve espacio de tiempo, me ayudo mucho para estudiar. La verdad es que es un aparato casi mágico y que enamora, y en mi caso me lo quiero comprar todo el tiempo aunque no lo necesite Facepalm Elrisas

Si, yo para estudiar desactivo el wifi, abro Pagés y fin. Me lo pongo en horizontal tipo “hoja” y a estudiar Elrisas

Yo iba a esperar, porque se rumoreaba que a final de año iba a salir otra, pero entre que para el siguiente máster me apetecía tener el iPad grande y que al final parecía que ese iPad se iba a retrasar hasta 2021 (una cosa es esperar de octubre que empieza el máster a noviembre que saliera, y otra, que salga ya casi cuando estoy terminando el máster Elrisas) pues decidí irme a por esta. Si sale al final este año con el A14X y la pantalla miniLED me joderé y bailaré, pero bueno, estoy contento con el cambio, la verdad, aunque se que el salto de potencia en el próximo modelo va a ser considerable (aunque en la práctica no se si se notará tanto).

No fui a por una de 2018 por la RAM básicamente, pero también puede ser una buena opción.
Responder
#6
Buen análisis.

Yo tengo un iPad 11” desde hace un año, y muy contento con el. Puntualmente, cuando sigo alguna clase por videoconferencia, agradecería la mayor pantalla del 13”, pero creo que en general y, con mi uso, es el más equilibrado el de 11”.

Ya tuve un pro 13” de primera generación (con marcos más grandes) y recuerdo lo que me costaba escribir en vertical a dos manos con el dispositivo no apoyado. El nuevo tiene menos marcos, pero aún así supongo que también costará llegar al centro del teclado.

El nuevo teclado no me gusta nada. Creo que la surface lo tiene mejor resuelto y también incluye touchpad, aunque para Apple pudiese sacar algo similar tendría que solucionar lo del stand. Lo que si me gusta mucho es que la funda/teclado se adhiera magnéticamente a la parte trasera. Es muy cómodo para quitar/poner la funda. Yo siempre que voy a estar un rato largo con el iPad, quito la funda.

Sobre la cámara, no se si la habré usado alguna vez, me parece un elemento prescindible en una tablet.
Responder
#7
(14-05-2020, 14:40)Pokayoke escribió: Buen análisis.

Yo tengo un iPad 11” desde hace un año, y muy contento con el. Puntualmente, cuando sigo alguna clase por videoconferencia, agradecería la mayor pantalla del 13”, pero creo que en general y, con mi uso, es el más equilibrado el de 11”.

Ya tuve un pro 13” de primera generación (con marcos más grandes) y recuerdo lo que me costaba escribir en vertical a dos manos con el dispositivo no apoyado. El nuevo tiene menos marcos, pero aún así supongo que también costará llegar al centro del teclado.

El nuevo teclado no me gusta nada. Creo que la surface lo tiene mejor resuelto y también incluye touchpad, aunque para Apple pudiese sacar algo similar tendría que solucionar lo del stand. Lo que si me gusta mucho es que la funda/teclado se adhiera magnéticamente a la parte trasera. Es muy cómodo para quitar/poner la funda. Yo siempre que voy a estar un rato largo con el iPad, quito la funda.

Sobre la cámara, no se si la habré usado alguna vez, me parece un elemento prescindible en una tablet.

Yo con el de 2017 estuve tentando en coger el grande, pero puf, era muy tocho Elrisas Este al ser algo más pequeño es algo mas manejable (aunque para escribir con los dos dedos ni de coña. Yo de momento estoy contento con el tamaño, a ver con el paso del tiempo.

A mi el teclado me gusta por diseño y funcionalidad, pero no tiene la practicidad de la smart keyboard, mucho más versátil.
Responder


Salto de foro: